Pensar Futuros

Pensar Futuros

Por Johanna Heinberg.

El futuro es parte de las conversaciones cotidianas de los seres humanos. Hablamos de futuro cuando hacemos planes, cuando pensamos en aquello que podría pasar, cuando queremos imaginar cómo seremos dentro de algunos años, cuando queremos dar la sensación de evolución, de desarrollo. Le decimos a una persona que tiene futuro cuando reconocemos algún rasgo de inteligencia, creatividad, tenacidad, o cualquier adjetivo calificativo distinto al promedio. Espiamos el futuro viendo películas de Ridley Scott, Stanley Kubrick o leemos a Ray Bradbury. Nos resulta oportuno decir que alguien que habla con la coherencia del presente tiene visión de futuro. Hasta nos parece que si levantamos la vista, podemos ver al futuro saludar.

Pero, entonces ¿el futuro es tiempo? Lo pienso o lo escribo… ambas.

La RAE (Real Academia Española) define futuro como el tiempo que vendrá, entonces me invade una ansiedad profunda por saber que hay en ese futuro; porque si el futuro ya existe, entonces solo tenemos que esperar a que llegue. 

¿Es posible que el futuro ya está escrito? No, el futuro se construye y existen tantos futuros como podamos imaginarnos. Este es el concepto nodal de Future Thinking, una disciplina que me invitó a replantear la mirada sobre el pensamiento de futuro.

Hace un tiempo atrás, gracias a el encuentro inesperado de una persona con ideas de cambiar el mundo – mi socia y Fundadora de Laboratorio Futuro – comencé este viaje sobre pensar el futuro, en el sentido más lingüístico de la palabra; no para imaginar cómo sería el futuro sino para cuestionar cómo pensamos en él. Con qué lentes miramos aquello que aún no sucede; porque si el futuro no está dado, nos convierte en protagonistas absolutos del devenir.

El desafío entonces es construir un futuro, donde las voces de aquellos que se adueñan del discurso, representen los deseos de todos los que habitamos este planeta. Democratizar el Futuro.

La curiosidad que despertó el futuro en mi, me acercó a un mundo desconocido – no por ello esotérico – acerca de los Pensadores de Futuro o Future Thinkers. Así, futuristas como Chechu Sala, Gerd Leonhard, me permitieron reflexionar sobre algunos interrogantes: ¿El futuro existe?, ¿Debemos estudiarlo?, ¿Qué significa ser futurista?

Entusiasmada y ávida de consumir todo aquello que tuviera la palabra futuro – como cuando el deseo de calmar la sed se hace espejismo – me di a la tarea de investigar, leer, preguntar, volver a leer, volver a investigar sobre esta disciplina Future Thinking, que me marcó un camino con infinitas posibilidades para pensar el futuro. 

En mi afán de empiria sobre algo no tangible, descubrí técnicas, métodos, herramientas, diseñadas para organizar las reflexiones sobre el futuro. Fue un alivio… es probable que cada vez más escuchemos hablar de Prospectiva Estratégica y sus variantes Foresight, Forecasting, Método Delphi, de las cuales no escribiré hoy pero que sin duda serán la gema de las próximas décadas. La Sociología de los Futuros como norte estratégico ineludible.

Crear el futuro no es predecirlo. Crear el futuro requiere pensar en él de manera ordenada y a la vez con la imaginación a flor de piel, para incluso ver o crear aquello que no existe. De pronto ser creativo me suena poco frente a los creadores de ciencia ficción o ciencia futura, como algunos ya eligen llamar. 

Sin duda, crear el futuro nos une como especie para decidir cómo queremos vivir y morir. Que tremendo desafío nos espera!

Es por eso que en Laboratorio Futuro, emprendimos este viaje que propone “pensar, imaginar y co-crear futuros juntos”.

Comparte este artículo con tus amigos

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hablemos De Futuro

Suscribite para recibir notificaciones y contenido exclusivo.

Queremos que seas parte de nuestra comunidad

Escribinos a hola@laboratoriofuturo.com.ar

También te podría interesar…

Imagen aviso newsletter circulo

Antes de irte, hablemos de futuro…

Y descubrí cómo podemos ayudarte a diseñar soluciones mirando el mañana.