Future Thinking: qué es y cómo nos ayuda a comprender el presente para transformar el futuro

Future Thinking

Por Karen Zeolla y Johanna Heinberg

El Future Thinking es el pensamiento que necesitamos desarrollar y entrenar para dar respuestas creativas y novedosas, a los desafíos que enfrentamos, tanto personales, institucionales como globales.   

La Era de la Disrupción

Vivimos en un mundo donde el futuro se forja en paralelo al presente. Ya no se trata de un futuro que está allá a lo lejos y que en algún momento vendrá, sino que lo estamos construyendo con nuestro accionar de todos los días, seamos o no conscientes de ello. ¿Cómo hacemos entonces para que presente y futuro convivan en un mismo espacio-tiempo? Explorar el futuro se vuelve fundamental para enfrentar los desafíos que tenemos por delante.

Es importante comprender que los cambios que están sucediendo no son cambios lineales, son exponenciales ¡Cambios de quiebre! ¿Cómo asimilamos esto? ¿Cómo procesamos semejante disrupción? ¿Está preparado nuestro cerebro para procesar estos cambios de manera tan rápida? ¿Y qué pasa con los tiempos de cambio de nuestras organizaciones?

Tan relevante es este tiempo, que las decisiones que tomemos hoy, los caminos que elijamos, darán lugar a la configuración de un futuro u otro.  Tan profundo y tan veloz es el cambio al que asistimos, que conocer este doble juego entre futuro-presente, presente-futuro, nos vuelve absolutamente protagonistas y decisores en la construcción de nuestro futuro y el de nuestras organizaciones.  

Con lo cual, no se trata de “mirar la bola de cristal” o de “adivinar” qué sucederá en el futuro, o de quedarnos inmóviles porque el futuro simplemente sucederá; sino del ejercicio de imaginar alternativas de futuros, para generar acciones en el presente que nos permitan prevenir aquellos futuros que no queremos que sucedan, como, por ejemplo, una catástrofe climática. 

En el año 2019, bajo la pregunta “¿Qué especie humana queremos ser?”  Congreso Futuro -el evento sobre futuro más importante de Latinoamérica que se celebra hace más de 10 años en Chile- hacía su inauguración, con el relato de Guido Gerardi diciendo que: 

“La humanidad vive su máximo esplendor de desarrollo. Hace un siglo, tal vez menos, ni los más creativos escritores de ciencia ficción hubieran pensado que aquello que imaginaron, hoy fuera real: colonizar el universo, prolongar la vida, erradicar la muerte, modificar nuestros genes, crear inteligencia artificial y muchas otras antiguas utopías ya se vislumbran en lo cotidiano. 

Las certezas y convicciones de ayer, no alcanzan para entender el mundo actual. Somos analfabetos frente a la catástrofe ecológica y la disrupción productiva que vivimos. 

Todos, desde nuestros lugares, debemos aportar reflexiones, desarrollar pensamiento nuevo y exportar innovaciones, porque nuestros desafíos se viven en todos los rincones del planeta. Todos los ciudadanos del mundo, no solo las universidades, los medios de comunicación o las instituciones públicas, enfrentan el riesgo de la obsolescencia. 

Nuestro mayor desafío es que esta disrupción tecnológica sea para construir una mejor humanidad. Para ello es necesario democratizar el futuro, que todos entendamos el cambio que vivimos y sus consecuencias. Que el desarrollo científico y tecnológico vayan acompañados de filosofía, arte y una profunda visión ética. 

Como nunca, una generación tiene en sus manos el destino de la humanidad y como nunca, se requiere reflexionar para generar un pensamiento nuevo que nos ayude a encontrar las mejores respuestas y cambios a los desafíos que enfrentamos”. (Girardi, 2019)

Cuando se habla de desarrollar “pensamiento nuevo”, de “democratizar el futuro” y de generar “innovación”, el Future Thinking o Pensamiento de Futuro es, a nuestro entender, la respuesta; es el tipo de pensamiento que necesitamos desarrollar y entrenar para dar respuestas creativas y novedosas, a los desafíos que enfrentamos, tanto personales, institucionales como globales.   

Ahora bien, si reflexionamos sobre qué nos pasa cuando pensamos en el futuro, generalmente, nos pueden suceder dos cosas: la primera es una sensación de incertidumbre frente a lo que podría ocurrir, o no; la segunda, es la aparición de un fuerte impulso de cambio y transformación, frente a un estado actual de cosas indeseado. Ya sea para un caso o para el otro, la buena noticia es que existen métodos, técnicas y herramientas construidas desde los Estudios de Futuro, la Prospectiva, junto a otros saberes convergentes, que nos permiten diversas formas de explorar, conocer y crear el tiempo por-venir. 

Por eso, en Laboratorio Futuro, trabajamos para adaptar muchas de estas herramientas para que sean de fácil aplicación y útiles para resolver desafíos, con el propósito de ser un eslabón entre las personas y las organizaciones que desean desarrollar una sólida visión de futuro, desde un abordaje ético, sostenible e inclusivo.

Qué es el Future Thinking o Pensamiento de Futuro

La reflexión acerca del futuro siempre ha interesado al ser humano, porque es parte de un profundo anhelo:  la necesidad de dar sentido a su existencia. Ante todo, el futuro es una categoría mental dada por la dimensión del tiempo, no una realidad materializada. La raíz latina de la palabra futuro significa “algo que no es aún y no está en ninguna parte”. ¿Cómo podemos, entonces, conocer el futuro? El futuro no existe como tal. Su conocimiento es inherente al ámbito de la conjetura y la imaginación: no podemos experimentarlo directamente, sino solo a través de imágenes, pensamientos, sentimientos y de las múltiples formas en que estos se expresan posteriormente en el mundo exterior. 

Al respecto, uno de los grandes futuristas, Jim Dator, enuncia ciertos principios para pensar el futuro; uno de ellos sostiene que “el futuro no puede predecirse, porque no existe”, esto invita a reflexionar sobre el futuro como un proceso de construcción, no como destino, como algo ya decretado y, por tanto, inevitable y determinado. En este sentido, y como sostiene Mojica (2010: 9), el futuro no es único, lineal y probable, sino que es múltiple e incierto.

Adentrarse en el campo de conocimiento y exploración del futuro, implica, para esta perspectiva, comprender su naturaleza plural, para lo cual será necesario una nueva forma de pensar el futuro.

Así, el Future Thinking se presenta como un abordaje multi- inter- y transdisciplinario, donde convergen disciplinas, pensamientos y metodologías, que permiten la exploración de alternativas de futuro.

La siguiente imagen muestra la confluencia de disciplinas y saberes, como abordaje de conocimiento que nutre al Pensamiento de Futuro.

Future Thinking: un abordaje de conocimiento multi- inter- y transdiciplinario

future thinking-pensamiento-de-futuro-futuros-prospectiva-estudios-de-futuro-diseño-de-futuro-diseño-defuturos-innovación
Mapa Future Thinking by Laboratorio Futuro

Este mapa es una reelaboración de Laboratorio Futuro (a partir del gráfico construido por Elliott P. Montgomery que puedes ver aquí) y busca representar lo que consideramos es hoy el Future Thinking. El tamaño de las burbujas pretende dar cuenta del peso e influencia que tiene cada una dentro del Pensamiento de Futuro.

De esta manera, el  núcleo central son los Estudios de Futuro, con las corrientes voluntarista, determinista, el foresight, la previsión humana y social de Eleonora Massini y la corriente crítica de los metafuturos de Sohail Inayatullah; se expande a teorías y disciplinas como la Teoría U de Otto Scharmer, la neurociencia, él pensamiento complejo, hacia áreas vinculadas con el diseño especulativo y el diseño ficción, siendo la ciencia ficción y el pensamiento exponencial elementos indispensables a la hora de pensar en futuros alternativos. 

Aplicaciones prácticas del Future Thinking:

El Future Thinking puede aplicarse en diferentes áreas o temas -salud, educación, trabajo, alimentación, etc.- territorios y organizaciones, para detectar las implicaciones y retos que pueden abordarse desde el presente, con el objetivo de construir el mejor futuro posible para nosotros, nuestras organizaciones y el mundo.

A partir de un mosaico de metodologías, técnicas y herramientas, el Future Thinking explora las alternativas de futuros, o futuros posibles (futuribles), buscando comprender los factores de cambio de una sociedad u organización, y las visiones de futuro deseado, con el propósito de construir un puente entre ese proyecto de futuro y el presente.  

Así, desde el Future Thinking, la planificación estratégica, evoluciona a un pensamiento estratégico, donde a partir de un proceso de aprendizaje continuo, las organizaciones se fortalecen para generar planes en contextos dinámicos, inciertos y contingentes. 

Al respecto, Arie De Geus (1988), plantea que la finalidad de la planificación no es predecir ni hacer planes, sino aumentar la capacidad de entendimiento de una organización respecto de su entorno, de tal modo que planificar es aprender, y aprender significa aumentar la capacidad de reflexión, repensando los modelos mentales, mediante se toman las decisiones estratégicas.

El propósito de pensar distinto, es actuar distinto; aumentando la capacidad de las personas para construir futuros y generando insumos de calidad, para la toma de decisiones desde otras perspectivas, conectando saberes de diferentes disciplinas, que permitan una visión holística e innovadora sobre la realidad y sobre los futuros posible. 

Entonces, el Pensamiento de Futuro nos ayuda e comprender el momento presente porque: 

  1. Las sociedades actuales no tienen las respuestas a los desafíos y retos que enfrentamos. Estamos intentando resolver los problemas del futuro con herramientas del pasado. 
  2. El mundo que emerge requiere nuevas formas de pensar y el desarrollo de nuevas capacidades de liderazgo para enfrentar los retos de manera más estratégica y consciente.
  3. Para transformar nuestras organizaciones es necesario desarrollar un tipo de pensamiento nuevo que comprenda las dinámicas de funcionamiento del mundo emergente: pensar en clave de futuro.
  4. Ya no alcanza con el conocimiento tradicional, necesitamos recurrir a otras disciplinas y procesos de pensamiento, incluidos: la Neurociencia, Estudios Sociales, Economía, Física, otros. 
  5. El Pensamiento de Futuro es una disciplina emergente. No hay duda que la única constante es el cambio y   debemos estar preparados y abiertos a nuevas formas de trabajar en pos de los desafíos globales.

Bibliografía Consultada

  • Girardi Lavín, G. (2019). Congreso Futuro 2019. Chile.
  • De Geus, Arie (1988), “Planning as learning”, Harvard Business Review, Vol. 66, N.º 2.
  • Mojica, F. J. (2010). Introducción a la Prospectiva Estratégica para la competitividad empresarial. Universidad Externado de Colombia. Centro de  Pensamiento estratégico y Prospectivo. 
  • Mojica, J. F. (2010). Introducción a la Prospectiva Estratégica. Bogotá: Universidad -Externadode Colombia – Facultad de Administración de Empresas Centro de Pensamiento Estratégico y Prospectiva.
  • Inayatullah, S. Estudio del Futuro teorías y metodologías – BBVA-OpenMind
  • Medina Vásquez, J. y Ortegón, E. (2006). Manual de Prospectiva y Decisión Estratégica: bases teóricas e instrumentos para América Latina y el Caribe. CEPAL.
  • Slaughter, R. y Hines, A (2020). The Knowledge Base of Futures Studies 2020. Association of Professional Futurists and Foresight International. 
  • Uk Government. The Government Office for Science. (noviembre, 2017). Tools for Futures Thinking and Foresight Across UK Government. Ed. 1.0. Waverley Consultants
  • WBCSDs: Visión 2050. Futures Thinking: a guide to using futures thinking to help drive corporate resilience and transformational innovation.
Website | + posts

Karen Zeolla es Fundadora de Laboratorio Futuro, Lic. en Ciencia Política y futurista. Realizó formaciones en agilismo, design thinking, transformación digital y diseño de negocios sustentables. Desempeñó cargos ejecutivos en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y trabajó en el diseño de políticas públicas vinculadas al desarrollo e innovación social y al desarrollo urbano. Fue coordinadora de la Comisión del Futuro en el Senado de la Nación. Actualmente co-dirige la Certificación Profesional en Future Thinking en la Escuela de Innovación del ITBA, y se encuentra 100% abocada a promover la transformación en las organizaciones y las personas a través del Pensamiento de Futuro.

Website | + posts

Co-Fundadora de Laboratorio Futuro, una organización que tiene como propósito favorecer procesos de transformación, a través del Pensamiento de Futuro. Cuenta con una amplia experiencia en el ámbito privado, habiendo desempeñado el cargo de Directora de Productos de uno de los Grupos de Medios más importantes de Argentina.

Actualmente, es Profesora de la Certificación Profesional en Future Thinking del ITBA y colabora con empresas y organizaciones para trabajar en el diseño y construcción de una visión prospectiva.

Comparte este artículo con tus amigos

Queremos que seas parte de nuestra comunidad

Escribinos a hola@laboratoriofuturo.com.ar

También te podría interesar…

Día 1

Introducción al Future Thinking:
Un Pensamiento para la Transformación

El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer”. (Jorge Luis Borges)

  • Introducción al Future Thinking y los Estudios de Futuro.
  • ¿Qué significa ser un futurista?
  • Futuribles: futuros posibles 
  • Romper con la mirada lineal de futuro – cono de futuros
Imagen aviso newsletter circulo

Antes de irte, hablemos de futuro…

Y descubrí cómo podemos ayudarte a diseñar soluciones mirando el mañana.

× ¿Cómo puedo ayudarte?